Selecciona
tu señal

Nacional

Internacional

0:00
/

SLEP Atacama: El sueño de estudiantes de la Escuela Pedro León Gallo que representarán la región en Final Nacional de Balonmano

Desde tercer año básico se conocen y trabajan en equipo, todos quieren ser profesionales y trabajar, son “buenos muchachos” dice su profesor de educación física, comparten sus metas y sueños juntos, quieren ganar el campeonato nacional de Balonmano y todos aseguran que “les gustaría crecer para ayudar a sus mamás”.

Sebastián Rojas, Rodrigo Aracena, Matías Fritis, Bastián Hurtado, Jorge Cortés, Tomás Pizarro, Matías Castillo, Agustín Maturana, Byron Ávalos, Ignacio Olguín, Benjamín Cataldo, Ariel Díaz y Vicente Fernández junto a Ricardo Fusil (ambos refuerzos de la escuela Jesús Fernández Hidalgo y colegio Cervantino respectivamente), son los nombres de los estudiantes y adolescentes de la Escuela Pedro León Gallo de Copiapó, que, tras ganar diferentes partidos se coronaron campeones regionales de Balonmano y que durante los próximos días viajarán a representar Atacama en la final nacional escolar que se desarrollará en la región del Biobío.

El equipo de comunicaciones del Servicio Local de Educación Pública (SLEP) de Atacama llegó hasta las dependencias del establecimiento educacional para conocer la historia de los estudiantes que hoy destacan por su diciplina, trabajo en equipo y también para conocer sus expectativas de cara a la final nacional de balonmano.  

Tanto el capitán Byron Ávalos, como sus compañeros de equipo, son adolescentes muy respetuosos y ordenados. La alegría y su carisma son el sello de sus rostros y palabras al momento de dialogar. Son todos de la comuna de Copiapó, se conocen desde tercer año básico, sus padres son personas de esfuerzo y trabajadores de Atacama que sueñan con ver a sus hijos triunfar en la vida.

Sebastián Rojas, estudiante de séptimo año de enseñanza básica declaró que “estoy orgulloso de nuestro logro y esperamos hacer más. El Liceo Católico Atacama estuvo difícil, perdimos, pero luego ganamos. Este equipo es muy buena onda. Son buenos los niños, nos damos concejos y entre todos nos apoyamos para ganar”.

Así mismo, Matías Fritis, estudiante de séptimo año de enseñanza básica de la Escuela Pedro León Gallo, dijo que “las expectativas que tenemos es llegar a ganar de nuevo, para obtener un logro más para nuestro establecimiento educacional. Sin nuestros profesores no nos hubieran entrenado, no hubiéramos logrado esto. Nuestros sueños son, el de cada integrante, ganar el campeonato nacional y ser profesionales. Agradecer a mi familia y decirles que me sigan apoyando como siempre lo han hecho”.

Por su parte, el director ejecutivo (S) del Servicio Local de Educación Pública (SLEP) de Atacama, Pedro Lagos Arancibia, explicó que “ver, escuchar y analizar las ganas de estudiar, de trabajar en equipo, de ser campeones nacionales de balonmano, de ser profesionales, de buscar en la vida ser buenas personas y ayudar a sus familias, en cada uno de estos estudiantes de la escuela Pedro León Gallo, nos llena de orgullo y energía para continuar trabajando en el mejoramiento de la educación pública”.

“Quiero expresar mis felicitaciones a la directora de la escuela, al profesor Daniel Arancibia y particularmente a estos destacados estudiantes, por cierto, a sus familias. Son un ejemplo para toda la comunidad del SLEP de Atacama. Muy pronto sostendremos una reunión con este equipo para ver las posibilidades de apoyo en el futuro para que podamos trabajar con la Seremi de Deportes. Desearles lo mejor en el viaje al sur, no tengo dudas que dejarán el nombre de Atacama en lo mas alto del podio y de no ser así, existirán mas oportunidades. Agradecer al ministerio de Deportes, a su secretaria regional ministerial por generar estas instancias de competencias. Son un aporte concreto a nuestra educación y eso se agradece”, dijo Lagos Arancibia. 

¿Qué tienen en común los integrantes del equipo?

Todos fueron categóricos ante esta respuesta. Los campeones regionales quieren ser profesionales o trabajar y el objetivo principal es ayudar a sus madres. Sebastián sueña con ser ingeniero en informática, mientras que Matías Castillo anhela estudiar derecho en la universidad.

¿Cuáles son sus sueños?

Tanto, Rodrigo Aracena y Matías Fritis, como Bastián Hurtado y Jorge Cortés, representando a sus compañeros argumentaron que “para nosotros lo más importante es terminar la enseñanza básica y media, para avanzar en la vida. Nuestro sueño es ganar el campeonato nacional y ser protagonistas de este deporte mientras somos estudiantes. Si hablamos de sueños, nos gustaría estudiar en la universidad y continuar jugando balonmano”

¿Por qué es importante progresar en la vida?

Ante esta pregunta, el grupo fue enfático. “Queremos ayudar a nuestras familias, a nuestras mamás, padres, tíos, tías. Nos gustaría ser profesionales para apoyar económicamente a nuestras familias. Estamos enfocados en el deporte, en la vida sana, en estudiar, no descuidar los estudios y lograr resultados positivos tanto en el ámbito académico, como deportivo. Si progresamos en la vida, podremos ayudar a los demás y a nosotros mismos”.  

Un profesor líder para el equipo

Uno de los principales responsables de este logro y avance de sus estudiantes, tanto en el deportivo, como humano y académico, es el destacado profesor de educación física de la Escuela Pedro León Gallo, Daniel Arancibia, quién aprovecho la instancia para argumentar que “la energía de nuestros estudiantes siempre es positiva. Deportivamente, nosotros como región, a nivel de deportes colectivos, tenemos una desventaja respecto al resto de las regiones del país. Debido a que nuestras ciudades tienen distancias más grandes”.

“El deseo de los niños nos alienta a que podamos quedar al menos entre las diez o doce mejores selecciones del país. Nosotros iniciamos el trabajo en la fase comunal enfrentando a diferentes colegios, como Cervantino, la escuela Jesús Fernández Hidalgo y en la final, al Liceo Católico Atacama que era el último campeón vigente desde el año 2019. Nuestra escuela está ubicada lejos de los centros deportivos donde uno puede practicar con una cancha reglamentaria. Acá en Copiapó tenemos dos, una ubicada en el polideportivo Karen Gallardo y las otras ubicadas en las canchas de la Universidad de Atacama. Ambas las hemos podido utilizar con una previa gestión, sin embargo, se nos hace necesario poder contar periódicamente con el polideportivo para realizar entrenamientos y proyectar este trabajo en el tiempo. Es muy necesario contar con un reciento de calidad para trabajar con divisiones menores, realizar festivales, trabajar con niños de 10 y 11 años, ya que nosotros trabajamos con niños desde los 14 años y lo que adquieren de conocimiento es lo que se les entrega en la escuela. Por lo tanto, si queremos buscar un desarrollo integral del deporte, debe ser con el apoyo de esta infraestructura”, concluyó Arancibia.    

Relacionados