Selecciona tu señal
Nacional
Internacional

“Sacrificadas”: El relato sobre la lucha de mujeres en zonas de sacrificio del país

Podcast Sacrificadas

El caso de contaminación ambiental en el puerto de Ventanas, causó revuelo, conmoción y lucha en la comunidad. Temas que se abordan en el podcast “Sacrificadas”.

El segundo capítulo de esta serie relata cómo la contaminación por emanación de dióxido de azufre ha afectado la vida de las y los habitantes de esta zona de Puchuncaví, en la región de Valparaíso, denominada “El Chernobyl chileno”.

El material es producido por los argentinos de Anfibia Podcast y tendrá un total de cuatro capítulos donde se abordará la lucha femenina contra la destrucción de la naturaleza en distintas zonas de sacrificio de nuestro país.

“Esta localidad guarda una paradoja. Aquí es mejor que las ventanas estén bien cerradas”, es la frase con la que Blanca Lewin, quien conduce el podcast “Sacrificadas”, abre el segundo capítulo.

Durante esta semana, lanzaron el segundo capítulo, que puedes encontrar en Spotify, Apple Podcasts y Google Podcasts.

La reciente entrega tiene como protagonista a Katta Alonso, presidenta de la organización Mujeres de Zona de Sacrificio Quintero-Puchuncaví en Resistencia, la cual nace en 1996 para defender el territorio, frente a estas industrias.

“Conseguimos hacer un estudio de los suelos, de los mariscos, de todo, hemos hecho un trabajo de hormiga para poder visibilizar esta problemática y ahí salió que —el agua potable— tenía aluminio, arsénico, plomo y cobre, pero el arsénico está en todos lados”, señaló la dirigente.

A raíz de esta situación, el 80% de la población de esta zona, consume agua potable por medio de camiones aljibes.

“Tenemos una de las tasas más altas de cáncer de la región. Tenemos enfermedades respiratorias y cardiovasculares y otras. Nuestros niños ya nacen contaminados y uno de cada cuatro de ellos está con problemas de aprendizaje”, agregó la activista.

Zona industrial del puerto Ventanas

En Ventanas hay siete termoeléctricas de carbón, una refinería, tres empresas relacionadas con la distribución de hidrocarburos, dos almacenadoras de químicos y tres distribuidoras de gas.

Lo anterior, la convierte en una de las zonas industriales más grandes del país y un gran foco de contaminación.